domingo, 1 de abril de 2012

Bacterias para tratar aguas residuales y producir electricidad

Científicos españoles de la Universidad de Alcalá trabajan en un proyecto destinado a investigar nuevas tecnologías aplicadas al tratamiento de aguas, mediante el uso de bacterias electrogénicas que transforman la energía química presente en aguas residuales en energía eléctrica.
La investigación se enmarca dentro del proyecto ITACA y lo desarrolla el grupo de Bioelectrogénesis del Departamento de Química Analítica e Ingeniería Química de la Universidad de Alcalá junto con la empresa Aqualia.
Batería recipiente con colonias de bacterias que producen electricidad mediante la descomposición de agua residual
Las bacterias presentes en las aguas residuales descomponen la materia orgánica que contiene el agua, y para hacer esto, las bacterias necesitan oxígeno, "del mismo modo que las personas lo necesitamos para respirar". Esta es la forma en la que se depura normalmente el agua.
Lo que hacen las bacterias es descomponer la materia orgánica, exactamente igual que nosotros cuando comemos. Le sacan la energía y, durante este proceso, se generan electrones que se donan al oxígeno.
Hace unos diez años, se descubrieron unas bacterias que eran capaces de donar electrones a materiales conductores de electricidad, en lugar de donarlos al oxígeno.
La clave está en que si metemos las bacterias en un material conductor la bacteria cree que ese material es oxigeno y cede electrones a ese material mientras consume los residuos.
Este proceso, que aún se encuentra en estado de experimentación, conseguiría electricidad útil en el proceso de depuración. De esta manera obtendríamos energía al depurar el agua residual en lugar de utilizar energía para depurar. Como pasa hasta el día de hoy.
Si se consigue llevar este estudio a escala real, supondría una revolución en los tratamientos de aguas. Hasta ahora en el mundo de la biología nadie pensaba que se podía obtener electricidad de manera rentable a partir de un ser vivo. Por lo que esta bacteria abre un nuevo abanico de posibilidades.
Por otro lado en sitios donde cuesta mantener una depuradora por el mantenimiento este descubrimiento puede hacer que sea menos costoso o rentable tenerlo para el propio sitio.